Carta de una socia

✍️ Una de las socias más antiguas y más generosas de Progat Catalunya ha escrito una carta al Periódico 📰 en asunto de animales que se han publicado en la versión digital del diario.

“Los animales sienten: evitemos que sean maltratados”

Carmen Chica L’Hospitalet de Llobregat 12 de enero del 2022

Se aprueba la ley de protección animal a nivel estatal. Catalunya es, creo, la primera que se dotó de una ley protectora. Pero, en cualquier caso, España parece que sigue siendo el primer país en maltrato animal, abandono y cosas peores. Baste recordar la práctica rutinaria, en varias comunidades, de ahorcar a los perros, galgos principalmente, al acabar la temporada de caza. En la provincia de Zamora, Seprona ha detectado a un individuo que se sospecha que lo ha hecho con 20 animales. Es escalofriante y evidencia una maldad humana difícil de entender, pero desgraciadamente muy común y ancestral. Es necesario impedir estas actuaciones, y también que semejantes cafres tengan animales, aunque sea la temporada de caza. Y en todo caso hacer un seguimiento, multar y encarcelar a quienes practiquen el maltrato. Si someterlos a cursos o a trabajos en centros de acogida de animales pudiera dar algún resultado positivo, tampoco estaría mal.

Hay expertos para todo: que propongan medidas para impedir para siempre esas actuaciones. Queda tanto trabajo por hacer… y desde luego agradecer al ministro Garzón sus palabras sobre la lacra de las macrogranjas. No ha atacado a nadie, solamente ha dicho lo que es una verdad manifiesta y defendida por la Comisión Europea y por otros países que exhiben más catadura moral que el nuestro. Eliminar esas macrogranjas protege el medio, crea empleo y evita un sufrimiento animal indecible. Los animales dedicados al consumo son carne cuando han muerto; mientras, son seres vivos, sufrientes y que tienen que ser tratados con respeto y procurando su bienestar, que a la postre redunda en nuestro beneficio. El propio sacrificio y el transporte tiene que seguir unas normas que ya están establecidas para evitar en la medida de lo posible aumentar el sufrimiento final.

Puedes acceder al articulo clicando aquí.

Esta entrada fue publicada en Progat Catalunya. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *